Se concluyen las obras de reparación del primer tramo de la galería subterránea de Luis Doreste Silva

En Noticias /

Los trabajos han consistido en reparar una infraestructura subterránea de más de 40 años que reúne conductos de agua, luz o telecomunicaciones, entre otros servicios

Las Palmas de Gran Canaria, lunes 5 de agosto de 2019.- El área de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha finalizado los trabajos de reparación de la galería subterránea de Luis Doreste Silva, conocida como galería de servicios Ciudad de Mar, que concentra las canalizaciones de saneamiento, abastecimiento de agua, líneas eléctricas, telecomunicaciones y otros servicios para la zona y en la que era necesario realizar mejoras ante el deterioro que se ha producido con el paso del tiempo.

La galería de servicios se construyó entre la década de los años 70 y 80 del pasado siglo con el objetivo de sistematizar la disposición de las diferentes canalizaciones y conducciones de los servicios urbanos y facilitar las labores de mantenimiento.

La actuación, que se ha centrado en un tramo de 260 metros que presentaba bastante deterioro, ha sido financiada con cargo al Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) mediante una inversión de 972.237 euros.

La galería se construyó hace más de 40 años para dar servicio a los residentes que empezaron a establecerse en la nueva urbanización llamada Ciudad del Mar, edificada sobre los terrenos ganados al mar por el ensanche que se realizó entre las décadas de los años 60 y 70 del siglo pasado en esta zona. La galería de servicio recorre la calle Luis Doreste Silva (incluyendo Fuente Luminosa) hasta llegar a las inmediaciones del Edificio Usos Múltiples I y hasta la Comisaría Central de Policía (Supercomisaría) y la avenida Marítima con cinco conexiones transversales: dos en la Plaza de la Fuente Luminosa, calle Carvajal, avenida Juan XXIII y remate norte junto al acceso al Muelle Deportivo.

Se ha actuado en uno de los puntos más deteriorados de la galería debido a vertidos fecales por roturas en la conexión, concentración de cables eléctricos, degradación del forjado y corrosión de bandejas y sujeciones, que imposibilitaban los trabajos de mantenimiento y reparación. Se trata del tramo que va desde la Fuente Luminosa hasta la trasera de la Comandancia de Marina, y se adentra hasta el principio de Luis Doreste Silva.

Debido a este deterioro, el Ayuntamiento se ha visto obligado en los últimos años a apuntalar algunos tramos que presentan un deterioro importante de la galería hasta que se acometiera la obra que en este tramo. La misma es una prueba también para acometer más adelante la remodelación del resto de galería de servicios de Ciudad de Mar.

Las actuaciones que se han realizado, además de los trabajos previos en el exterior y el interior de las zonas afectadas, han consistido en la demolición del forjado del techo de la galería, la retirada de las instalaciones existentes y limpieza de la galería. Una vez saneado este tramo, se ha procedido a la reposición de la red de saneamiento, la de abasto y la implantación de instalaciones de telefonía, que se ha rematado con la ejecución de un nuevo forjado para cubrir la galería, pavimentar sobre ella y reponer el mobiliario urbano afectado. Los técnicos han decidido, por motivos de seguridad, sacar el tendido eléctrico de esta galería y abrir una nueva canalización para el mismo.

El saneado de esta galería, en la que durante décadas se han acumulado vertidos residuales por su deterioro, es una antigua reivindicación de los residentes de la zona ya que estos vertidos subterráneos suelen ocasionar malos olores frecuentes en la zona. Con esta actuación acaba con estos vertidos y con los malos olores en este primer tramo del proyecto. Además, se garantiza el uso de la galería con total seguridad y comodidad por los técnicos de los diferentes servicios con instalaciones en su interior, como los del servicio de Aguas o las compañías de telefonía.

Esta obra pretende reparar el tramo más deteriorado de la galería, pero es además una actuación piloto que permita detectar los problemas, implicar a todos los afectados, estudiar y proyectar las soluciones, ejecutar las obras, detectar y resolver los elementos imprevistos, así como evaluar el proceso de cara a planificar y ejecutar mejoras en el resto de la galería en sucesivas fases, intentado que las obras tengan la menor incidencia para los usuarios de las vías afectadas.