Hidalgo destaca en Altavista el atractivo turístico y económico que aporta la nueva red de miradores de la ciudad

En Noticias /

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, acompañado por el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, supervisó la marcha de las obras de la II Fase de construcción del nuevo mirador en el barrio de Altavista, una obra en la que se están invirtiendo 560.000 euros con cargo al Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan).

Hidalgo destacó la importancia de la creación de este mirador, “que junto a los que el Ayuntamiento está construyendo en distintos puntos de la ciudad, va a completar una red de miradores única, que aporta un valor turístico innegable a nuestra ciudad, además de contribuir al relanzamiento social y económico de muchas zonas, a las que tradicionalmente se les ha mantenido de espaldas al crecimiento turístico de Las Palmas de Gran Canaria, como ocurría precisamente aquí, uno de los balcones más privilegiados sobre nuestra ciudad y sobre la bahía pero que durante años estuvo abandonado y convertido en poco menos que una escombrera. Con esta actuación vamos a recuperar este espacio para ofrecer a nuestros ciudadanos y visitantes una nueva zona de esparcimiento y reunión con unas vistas inmejorables”.

El alcalde y el concejal pudieron comprobar la buena marcha de esta actuación, que ya está en su recta final y que en esta fase supone la creación de tres terrazas-miradores escalonadas y una cuarta destinada a la práctica en grupo de diferentes técnicas de relajación o meditación delimitada por un sendero peatonal que la separa del área de aparcamiento. Además, los trabajos también contemplan la plantación de una decena  de árboles, la instalación de iluminación, una canalización nueva para la recogida de aguas pluviales y la instalación de pérgolas para generar sombra.

En su primera fase, el proyecto ya supuso la urbanización de un tramo de la calle Echegaray, la demolición de la edificación existente en medio de la ladera ajardinada que comunica Altavista con el Paseo de Chil, la antigua terraza El Cielo, y la ejecución de los muros del mirador a construir en la parte alta de Altavista.

“Estamos revalorizando nuestros barrios y el conjunto de la ciudad, de la que nos sentimos tan orgullosos y que queremos poder mostrar desde nuevos ángulos, a través de miradores que van a suponer, tanto para los vecinos como para las personas que nos visitan, un auténtico descubrimiento, tanto por el lugar donde están ubicados como por las vistas que desde ellos pueden contemplarse”, apuntó Javier Doreste.

Las obras de esta segunda fase comenzaron el pasado mes de mayo y se prolongarán previsiblemente hasta el mes de febrero de 2019. Los técnicos del Área de Urbanismo del Ayuntamiento capitalino ya trabajan en la redacción de una tercera fase de este proyecto que se centrará en la creación de un ascensor panorámico que conecte el mirador con la calle Emilio Ley, junto al Parque Doramas. En la fase actualmente en construcción se habilitará una rampa que conectará con la futura plataforma de ese ascensor una vez se haya adjudicado la tercera fase.

Este Mirador de Altavista formará parte de la nueva red de miradores del municipio que están actualmente en construcción o ya han sido ejecutados en este mandato, como los de La Isleta y Las Coloradas, el de Punta de Diamante en San Nicolás, el del Castillo de San Francisco, el mirador de La Minilla o el mirador de la batería de San Juan.