Tamaraceite gana 5.000 m2 de parque, zonas peatonales y espacios biosaludables con la finalización de la II Fase del Corredor Verde

En Noticias /

El Alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, recorrió junto con el concejal de Urbanismo y Vivienda, Javier Doreste, y la concejala del Distrito Tamaraceite-San Lorenzo-Tenoya, Mercedes Sanz, el parque y los nuevos equipamientos realizados dentro de la Fase II del proyecto del Corredor Verde de Tamaraceite en su fase II, que han permitido ganar 5.000 metros cuadrados de zona verde y espacio biosaludable para el esparcimiento de la ciudadanía.

Las obras del tramo comprendido entre el Parque Luis García Correa y la calle Virgilio, adjudicadas a la empresa Acciona Construcción S.A, han consistido en el acondicionamiento del espacio libre resultante entre la nueva urbanización Tamaraceite Sur y las construcciones colindantes con la carretera general de Tamaraceite, contando con un presupuesto de 1.180.526 euros.

Hidalgo destacó la recuperación “de un espacio importante donde antes solo habían escombreras y unos desniveles de barranco que limitaban la accesibilidad de los vecinos y vecinas. El desarrollo de Tamaraceite ha posibilitado incorporar nuevos servicios e infraestructuras para equipararlo progresivamente con otros puntos de la zona baja de la ciudad”.

En este sentido, agregó que “esta franja verde se seguirá ampliándose” en posteriores fases, “conectándose a los parques nuevos que estamos desarrollándose alrededor de la zona comercial”.

Para ello, se ha procedido a la ejecución de muros para generar plataformas a diferentes alturas, una serie de escaleras y rampas que mejoran la movilidad de la zona, así como la construcción de zonas verdes y un futuro carril bici, cuyo espacio se encuentra ya acondicionado.

En la zona más cercana a la carretera general de Tamaraceite se ha creado un muro de hormigón con piedra y ladrillo caravista para formar una rampa y una escalera que comunica el espacio libre con la acera existente. Cabe destacar que, a pie de ese muro, se colocará una escollera y una zona de espacio abierto arbolada.

El paseo principal que recorre el área está compuesto de adoquines con un ancho de 4 metros, acondicionando los espacios libres a ambos lados hasta llegar a los límites con los jardines, escaleras o muros, con un pavimento de mayor tamaño.

Las zonas verdes y los alcorques cuentan con su correspondiente red de riego mediante goteros de última generación y plantados con árboles cuyo porte oscilará entre 3 y 4 metros. Asimismo, en la zona central del parque se ha procedido a la instalación de 4 máquinas biosaludables, así como una pérgola de madera que permite una estancia de sol y sombra. Además, toda la superficie renovada está dotada con bancos y papeleras, situadas específicamente en las zonas adecuadas de un espacio que cuenta con medio centenar de árboles nuevos.