Finalizarán en julio las obras para la adecuación del firme y la instalación de nuevas aceras en la calle Isidro Ruiz de Boada

En Noticias /

El Ayuntamiento capitalino está ultimando las obras para el proyecto de urbanización de la calle Isidro Ruiz de Boada ubicada entre los barrios de la Montañeta y San Francisco de Paula donde se están instalando nuevas aceras y adecuando el firme. Estas actuaciones prevén estar listas en la primera semana de julio y forman parte de un plan de urbanización que se pondrá en marcha en distintas vías de la zona.

“La adecuación de esta calle forma parte de las obras que desde el pasado mandato estamos llevando a cabo en cada barrio de la ciudad para mejorar el tránsito peatonal y la accesibilidad”, indicó el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, quien apuntó que la actuación cuenta con una inversión de 162.000 euros.

“La transformación de esta vía se ha puesto en marcha tras un proceso de participación ciudadana en el que los vecinos de la zona han realizado sus aportaciones a esta actuación con la que respondemos a una demanda histórica vecinal”, recordó el concejal de Urbanismo y Vivienda, Javier Doreste.

Esta intervención ha supuesto la demolición de la acera apenas inexistente a un lado y otro de la vía para llevar a cabo el nuevo  firme  que contará con un ancho de 6 metros de calzada, repartidos en dos carriles de 3 metros y una acera de 1,50 metros.  Además, se acotará la acera con una barandilla metálica en el lateral y una valla tipo hércules.

De forma paralela, los trabajos también contemplan la instalación de una red de abastecimiento, saneamiento, pluviales, así como la canalización eléctrica en el espacio de actuación (baja tensión, telecomunicaciones y alumbrado público).

Esta reforma fue adjudicada a la empresa Hermanos Medina La Herradura y pertenece a las lista de inversiones del Plan de Cooperación del Cabildo de Gran Canaria.