La ciudad contará con cerca de 900 nuevas plazas de aparcamientos intermodales el próximo año

En Noticias /

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, a través de las áreas de Urbanismo y Movilidad, continúa reforzando su compromiso para fomentar la movilidad sostenible en el municipio y creará el próximo año tres nuevos aparcamientos intermodales en distintos puntos de la ciudad con 864 nuevas plazas.

Estos espacios de estacionamiento se suman a los ya existentes en El Rincón y en el Muelle de Sanapú, que cuentan con 802 y 234, respectivamente. De este modo, la urbe contará con una red formada por cinco aparcamientos disuasorios con un total de 1.900 plazas de estacionamiento.

El objetivo de esta iniciativa es facilitar que tanto los residentes como los conductores que accedan a la ciudad desde otros municipios dispongan de un lugar donde dejar los vehículos a precios reducidos y puedan utilizar otros medios de transporte más sostenibles, como el servicio de guaguas o de sítycleta.

El Ejecutivo local comenzará en los próximos meses con la construcción de los tres nuevos aparcamientos mediante una inversión global de unos 4,5 millones, que se ubicarán en la entrada a la ciudad por el Cono Sur, en el Paseo Blas Cabrera Felipe; en la calle Juan de Quesada, en Vegueta, y otro en la carretera del Centro.

En concreto, el estacionamiento de Blas Cabrera Felipe, que estará junto a la ciudad deportiva contará con 300 plazas; el de la calle Juan de Quesada, que será energéticamente autosuficiente, contará con 234 plazas.

El tercer aparcamiento intermodal se ubicará en una parcela municipal situada en la carretera del Centro, próxima al Centro de Recursos Ambientales El Pambaso, y contará con 330 plazas para dar respuesta a la elevada demanda de plazas de aparcamiento que existe en la zona.

El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, ha señalado que “seguimos transformando urbanísticamente la ciudad aumentando las zonas verdes, mejorando el saneamiento y las vías públicas, construyendo nuevas viviendas y apostando por nuevos espacios públicos como los aparcamientos disuasorios, lugares que nos sirven para facilitar que los ciudadanos dispongan de un sitio donde dejar sus vehículos y apuesten por un tipo de movilidad más saludable y sostenible”.

Por su parte, el concejal de Movilidad, José Eduardo Ramírez, ha explicado que “los aparcamientos intermodales son absolutamente necesarios para el cambio de hábitos de movilidad que promovemos desde el Ayuntamiento, pues permiten a quienes vienen de fuera de la ciudad dejar sus vehículos en las afueras y moverse de forma sostenible”.

“El futuro de las ciudades pasa por dar cada vez más protagonismo a los peatones, al transporte público y a los modos no contaminantes como la bici y la patineta. Por eso son claves estos aparcamientos, porque permitirán que quienes nos visitan se puedan mover de forma sostenible dejando sus coches en las afueras a precios muy asequibles”, ha añadido Ramírez.

La creación de estos aparcamientos lleva aparejada la creación de nuevas zonas verdes de la ciudad, ya que tanto en los aparcamientos del Paseo Blas Cabrera Felipe y en el de la carretera del Centro se crearán nuevas zonas de arbolado, mientras que en el aparcamiento de la calle Juan de Quesada está prevista la ejecución de un jardín vertical en la fachada de la infraestructura que pretende dar continuidad al verde que proporciona el arbolado de esta zona.