Se licita por 300.000 euros el proyecto de conexión peatonal entre los barrios de Hoya Andrea y Tamaraceite

En Noticias /

El Ayuntamiento, a través de las Áreas de Urbanismo y de Participación Ciudadana, han dado los primeros pasos para ejecutar el proyecto de conexión peatonal entre los barrios de Hoya Andrea y Tamaraceite mediante la salida a concurso público de esta obra, que supondrá una inversión de 270.000 euros.

El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, el titular del Área de Participación Ciudadana, Prisco Navarro y la máxima responsable del Distrito Tamaraceite-  San Lorenzo-Tenoya, Mercedes Sanz, recorrieron este viernes junto a los vecinos que presentaron este proyecto a los presupuestos participativos la zona en la que se ejecutará la actuación que permitirá garantizar la cohesión entre ambos barrios.

Doreste ha reconocido que la actuación “forma parte del plan que está llevando a cabo el Consistorio de creación de nuevas zonas peatonales para conectar los barrios y favorecer una movilidad sostenible, tal como se hará en Los Tarahales y en los riscos de la ciudad y como hemos hecho ya en Tafira, El Román, Tamaraceite, Los Giles, la Galera, San Nicolás, Las Canteras y la avenida Mesa y López, entre otros lugares”.

Por su parte, el concejal de Participación Ciudadana, Prisco Navarro, resaltó  la importancia “de la implicación vecinal para seguir construyendo una ciudad caminable y sostenible a través de iniciativas ciudadanas como esta que hoy estamos anunciando. Continuaremos trabajando para llevar a cabo hasta la última propuesta respaldada y elaborada por los vecinos y vecinas del municipio”.

En concreto, los trabajos consisten en la construcción de aceras en un tramo de la GC-300 de aproximadamente 500 metros de longitud para que los peatones y ciclistas se puedan desplazar con total seguridad entre los barrios de Hoya Andrea y Tamaraceite, y que a su vez facilita la conexión entre los barrios de Siete Palmas y Tamaraceite.

El proyecto, que se llevará a cabo sobre una superficie de aproximadamente 2.000 metros cuadrados, también comprende la preinstalación de los servicios de alumbrado público y pluviales, así como la instalación de marquesinas y barandillas.

Los trabajos que mejorarán la seguridad de la circulación de los peatones en el tramo de la GC-300, cuentan con un plazo de ejecución de cuatro meses.