En marcha un Diagnóstico Comunitario para analizar la realidad del barrio de Ciudad del Campo

En Noticias /

El área de Coordinación Territorial del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria desarrollará por primera vez junto a los vecinos y residentes un diagnóstico comunitario del barrio de Ciudad del Campo.

El Diagnóstico Comunitario, en el que también participará la Concejalía de Urbanismo, tiene como objetivo analizar la realidad social del barrio que permita establecer las acciones medioambientales, sociales y urbanísticas necesarias para dar respuesta a las condiciones que presenta un barrio con 2.414 viviendas y casi 4.500 residentes.

La concejala de Coordinación Territorial y Distrito Tamaraceite-San lorenzo-Tenoya, Mercedes Sanz, que asistió junto al edil de Urbanismo, Javier Doreste y el de Participación Ciudadana, Prisco Navarro, a la presentación del Diagnóstico Comunitario junto con un grupo de vecinos, afirmó que “ponemos en marcha un proyecto ilusionante en el que los vecinos, que son los verdaderos protagonistas, nos van a aportar la información necesaria para llevar a cabo un proyecto integral que suponga la transformación y mejora del barrio y responda a las necesidades de los residentes de la zona”.

“Me gustaría recordar que es la primera vez que se elabora un proceso de estas características en la zona, que se construirá en base a las aportaciones de los vecinos y residentes con el objetivo de implementar en un futuro una serie de actuaciones que supongan una mejora integral del barrio de Ciudad del Campo”, ha aseverado Sanz.

El diagnóstico lo llevará a cabo el Consistorio junto a la Ong MeSumaría, una entidad especializada en proyectos de innovación socioeducativa que trabaja para la transformación social desde tres ejes estratégicos: la Educación, la Intervención Social y la Empleabilidad.

El estudio del barrio se dividirá en tres fases: una primera de análisis de datos de tipo demográfico, social, urbanístico y ambiental, una segunda fase donde los vecinos y vecinas tendrán la oportunidad de participar y dialogar acerca de las carencias y las fortalezas de su barrio, y una última de elaboración de conclusiones y recomendaciones que sirvan de base para un posterior proyecto de intervención en la zona en diferentes ámbitos.